Elicoidali con mejillones, albahaca fresca y ralladura de queso pecorino

Un plato sorprendente, con una combinación de ingredientes atrevida dentro del contexto de la cocina italiana: marisco y queso en un mismo plato. Sí, sí, has leído bien: ¡una receta para amantes del marisco y el queso es posible! Esta receta se ha convertido en un primer plato muy popular en los últimos años, sobre todo con la llegada del verano y las ganas de cocinar ingredientes frescos y de temporada. El queso Pecorino aporta un toque salino a los mejillones y contrasta a la perfección con la dulzura de la salsa de tomate. Para preparar esta receta, hemos escogido un corte de pasta corta que abrace la salsa de tomate a la perfección, como los Elicoidali Garofalo Nº 34, pero también puedes probar a realizarla con Spaghetti Garofalo Nº9.

Tiempo de cocción

30'

Raciones

4

Dificultad

baja

Ingredientes

  • 300 g de Elicoidali Garofalo (n.34)

  • 400 g de mejillones

  • 1 tomate grande, tipo Corazón de Buey (aprox. 200/300 g)

  • 200 g queso pecorino rallado

  • 4 cucharadas de AOVE

  • 2 dientes de ajo

  • 1 guindilla picante

  • Perejil

  • Albahaca fresca

  • Sal

  • Pimienta negra

Productos Garofalo

Preparación

  • 1

    - Limpiamos cuidadosamente los mejillones, eliminando todas las incrustaciones externas y la barba del pedúnculo interno. Lavamos también el perejil y la albahaca y cortamos finamente sus hojas con un cuchillo bien afilado.

  • 2

    - Lavamos el tomate y lo cortamos en daditos de unos 2 centímetros de grosor.

  • 3

    - En una sartén amplia, añadimos aceite de oliva virgen extra, un diente de ajo, las ramas del perejil y la albahaca tras haberlas lavado y la guindilla triturada finamente. Añadimos entonces los mejillones y cubrimos la sartén con una tapadera hasta que los mejillones se abran.

  • 4

    - Retiramos los mejillones del fuego y los sacamos de sus conchas cuidadosamente. Filtramos el líquido que se ha generado durante la cocción de los mejillones y lo conservamos para más adelante.

  • 5

    - En otra sartén, añadimos aceite de oliva, un diente de ajo y los daditos de tomate. Alzamos la llama y, cuando empiecen a sofreírse, añadiremos la mitad del agua filtrada de los mejillones y dejamos cocer durante 4 minutos. Retiramos nuestra salsa de tomate del fuego y añadimos los mejillones sin concha.

  • 6

    - Cocemos nuestros Elicoidali Garofalo en abundante agua hirviendo con sal. 2 minutos antes del tiempo de cocción indicado en el paquete, colamos la pasta y la versamos en la sartén junto con la salsa de tomate y los mejillones. Salteamos a llama viva y, cuando la pasta y la salsa estén bien amalgamadas, retiramos la sartén del fuego y añadimos el perejil y la albahaca fresca.

  • 7

    - Servimos nuestros Elicoidali Garofalo con mejillones con abundante Queso Pecorino rallado, alguna hojita de albahaca y pimienta negra molida.

También podrían gustarle

Déjete sorprender por el sabor de Pasta Garofalo. Prueba también estas recetas.