Historia y filosofía

Descubre la historia y la particular visión de la Fábrica de Pasta Garofalo, uno de los protagonistas del territorio de Gragnano.

La historia

Garofalo se funda en 1789 en Gragnano, la patria de la pasta. Las condiciones climáticas de la zona, perfectas para secar la pasta, y la presencia del agua de manantial que alimentaba los molinos, hicieron de Gragnano el lugar ideal para la producción de pasta.
A finales del siglo XVIII, el señor Michele Garofalo obtiene, mediante Regio Decreto, la concesión en exclusiva para la producción de pasta, al ser considerada «de buena factura».
El tiempo ha premiado la fórmula original de Garofalo que combina el impulso de la innovación con la incansable búsqueda de la calidad. La empresa se ha convertido así en el motor del avance de Gragnano, de hecho, a la primera planta industrial, situada en el centro del pueblo, se le ha sumado otra en las inmediaciones.

La producción aumenta y Garofalo se expande sobre todo en el extranjero como marca privada, hasta que, en 2001, lanza en Italia una línea de marca propia que pronto se convertirá en un referente para los consumidores de pasta de calidad superior.
En 2014, Ebro Foods, grupo multinacional español que opera en los sectores del arroz, la pasta y los condimentos, entra como socio mayoritario de la empresa al frente de una gran inversión.
Garofalo, además de ser líder en Italia en la pasta de calidad, exporta sus productos a más de sesenta países en todo el mundo; nuestra historia es, por lo tanto, una historia de excelencia italiana.

La filosofía

La calidad de Garofalo es inconfundible y el producto habla por sí mismo. Nuestro pilar fundamental es la pasión por la excelencia, el deseo de convertir el placer de la buena comida en una ciencia exacta sin renunciar a la creatividad. Fortalecidos por la herencia de Gragnano, nos complace continuar con la preciada tradición de nuestra tierra, elevar la calidad a los más altos estándares contemporáneos y hacer de nuestra pasta una experiencia de sabor cada vez más refinada.
Si Garofalo es una marca apreciada y reconocida por su identidad inconfundible, tanto en Italia como en el resto del mundo, es gracias a las personas que trabajan con nosotros a diario y que comparten nuestra pasión y objetivos, poniendo toda su experiencia al servicio de un producto elaborado con esmero.
En este vídeo hablamos de nuestra visión y rendimos homenaje a todos los colaboradores que hacen grande a Garofalo.