Casarecce con calabacín, salmón ahumado y lima

Sabores de los mares nórdicos, con aromas tropicales y las virtudes de la dieta mediterránea se unen en esta exquisita receta de casarecce con calabacín, salmón ahumado y lima. Prepárala con nuestra pasta Casarecce (N. 88), que con su trefilado en bronce, su punta curvada y la forma enrollada en pergamino, absorberá el jugo de la lima a la perfección, y conseguirás un sabor único. ¡A tavola!

Tiempo de cocción

20'

Raciones

2

Dificultad

easy

Ingredientes

  • 160 g de Casarecce Nº. 88

  • 1 calabacín

  • 150 g de salmón ahumado

  • 1 diente de ajo

  • 1 ramita de perejil

  • 1 ramita de eneldo

  • 1 ramita de menta

  • 1 cda de jugo de limón

  • 3 cdas de aceite de oliva

  • Sal al gusto

  • Pimienta negra

Productos Garofalo

Preparación

  • 1

    - Lavar los calabacines y cortarlos en tiras, para que la cocción sea más rápida.

  • 2

    - En una sartén, sofreír con aceite de oliva el diente de ajo cortado en juliana. Agregar los calabacines y dorarlos a fuego fuerte unos minutos.

  • 3

    - Agregar poco a poco el agua (preferiblemente el agua de cocción de la pasta) para cocer los calabacines, en lugar de freírlos. El agua de cocción o, en su defecto, el agua corriente ayuda a que este plato quede cremoso, sin utilizar mucho aceite, mantequilla o nata.

  • 4

    - Salpimentar los calabacines.

  • 5

    - Picar el salmón ahumado y añadirlo a la sartén, junto con los calabacines.

  • 6

    - Retirar el ajo y remover los calabacines para darles más sabor. Dejarlos cremosos, sin permitir que el agua se seque por completo.

  • 7

    - Escurrir la pasta al dente, tras haberla cocinado uno o dos minutos menos del tiempo indicado en el paquete.

  • 8

    - Agregar un cucharón de agua al aderezo.

  • 9

    - Poner la pasta en la sartén junto con la salsa. Subir el fuego y revolver.

  • 10

    - Agregar un poco de aceite de oliva sin dejar de batir para mezclar bien todos los ingredientes. 

  • 11

    - Apagar el fuego y agregarle todas las hierbas picadas finas y la cucharada de limón, mantecar unos minutos más y "a tavola!".